Administración

Novedades

• 22/08 MINITRAMA DEL FORO HA DADO INICIO! CATASTROFE INMINENTE
• 31/05 NECESITAMOS SUBTERRANEOS Y LIBERTIS
• 00/00

Últimos Temas

Últimos temas

Clima

Año: 2007
Mes:Septiembre
Semana:2-3
Estación:Otoño

Premios del Mes

Afiliados Hermanos
[2/6]

Afiliados Élite
[12/30]

Créditos


Una visita inesperada (Magnus Bane)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Jue 22 Ene - 13:34

Tessa camino por las calles de Brooklyn. Sabía exactamente por donde caminaba y tenía muchos deseos de llegar a su destino. Hacía mucho que no veía a Magnus, quizás demasiado. Había estado desconectada de todo desde la muerte de Stephen Herondale. Demasiado le había dolido a Tessa el hecho de que la familia Herondale hubiera acabado de ese modo.
Se había retirado del mundo, había ido con los brujos del laberinto espiral y había permanecido allí, solo saliendo una vez al mes, a su cita de Londres.

Caminaba por aquellas calles como si las recorriera cada día, recordaba en sitio a la perfección y Tessa, siempre había sido una persona que retenía fácilmente información en su cabeza, así que no iba a perderse.

Llevaba un look casual. Unos vaqueros claros, acompañados de un jersey de color azul claro y el cabello recogido en un moño nada apretado, como si lo hubiera hecho con rapidez. El colgante de jade reposaba en su cuello y el brazalete de perlas en su muñeca derecha. Si alguien mirara las joyas con detenimiento sabría que eran antiguas, muy antiguas. Aunque más aun lo era el pequeño ángel mecánico que llevaba en su bolso, a pesar de que ya no funcionaba y ya no escuchaba su tic- tac, Tessa siempre lo llevaba con ella, se sentía segura con él.

Doblo la esquina y pudo ver al fin el edificio al que se dirigía. Sonrió y avanzo con más rapidez. Empezaba a atardecer y la luz del sol se proyectaba de color naranja sobre el edificio.
Tessa entro en el vestíbulo del edificio de apartamentos. No le había avisado a Magnus de su llegada, no había hablado con nadie de ello. Ni siquiera con Jem, pero sabía que aunque se lo dijera a Jem, no podían verse. Esperaba no molestar a Magnus, aunque le conocía y esperaba que se alegrara de verla.
Las escaleras que conducían al piso de Magnus crujieron bajo sus pies. Pocos segundos después, estaba frente a la puerta.
Presiono con suavidad el timbre y espero.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 13:38

Había sido un día más que aburrido y de mal humor. Hubiera limpiado algo si me gustara hacer esa clase de cosas. Como siempre una fina capa de polvo adornaba mi apartamento, mientras que pilas de papeles y papales se amontonaban encima de mi escritorio, ni decir que era mejor mantenerse alejado de mi dormitorio. Esas cortinas de colorines estaban casi de color gris por el polvo. Lo más probable es que me volviera algo más cuidadoso y ordenado si tuviera pareja, como siempre. Sin embargo en aquel momento tenía algo que ni yo mismo podía definir, es cierto que no podía decir nada sobre su sexualidad y lo entendía, pero no llegaba a comprender como se podía comportar de ese modo conmigo. Como si no pasara nada entre nosotros. Ridículo.
Me senté en una de los sillones y me dediqué a estar leyendo durante todo el día. Otra opción sería realizar una de mis fiestas, sin embargo por el submundo se hablaba que pronto se iba a hacer una, por lo tanto era mejor matar mi tiempo de la mejor manera.
Ragnor estaba esperando a la visita de Clary, supongo que yo también iré a visitarlo ya que hace bastante que no lo veía. Él prefería la tranquilidad de Idris, y no podía culparle, siempre le ha gustado más la tranquilidad que el barullo de la ciudad, de cualquier ciudad.
Pasé todo el tiempo en el salón aquel día mientras que leía tranquilamente. El sol se fue ocultando poco a poco a medida que pasaban las horas, algo totalmente normal y aburrido, para que mentir. Sin embargo, la lectura estaba siendo bastante agradable. A media tarde el Presidente Miau se había subido encima de mi estomago para quedarse dormido allí, desde entonces le había estado acariciando distraídamente. Hasta que el timbre sonó, levanté la vista con la ceja enarcada.
No esperaba ninguna visita, no era alguien que las tuviera muy a menudo, a no ser que quedara días antes o horas antes. Los que solían tocar en mi pierna eran aquellos desesperados que necesitaban un trabajo especial del gran brujo de Brooklyn, algún día tomaré tal vacaciones que tendrán que arreglárselas sin mí. Aparté a mi gato de manera suave, dejándolo sobre el sofá, doble la esquina del libro y lo dejé sobre la mesa. Tal vez debería coger vacaciones irme de nuevo a algún lado. Una pena que tuviera la entrada prohibida a Perú, no podía creer que todavía me tuvieran fichado sin dejarme entrar al país. En medio de mis pensamientos llegué a la puerta y la abrí, para encontrarme unos ojos grises y conocidos. Por un momento me quedé en shock por lo que estaba viendo. Hacía mucho que no veía esos ojos. Mis recuerdos vagaron rápidamente a Londres, donde había visto por primera vez a aquella muchacha y que no sabía que era exactamente. Un segundo después de verla la abracé por un momento.
-¿Qué haces aquí? -ella no me había dicho nada, pero era demasiado viejo para que se me pasara ciertas cosas. -Pasa. -me aparté de la puerta para que entrara. -Ya debes saber que la situación aquí es complicada.


Última edición por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 15:06, editado 1 vez

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Jue 22 Ene - 13:41

Tessa espero con tranquilidad a pesar de que tenía muchas ganas de saber. Pero la paciencia es algo que se hereda con el tiempo y Tessa, a pesar de su aspecto de jovencita de 19 años, tenía ya 150 a su espalda. Así que se mantuvo en calma, mientras escuchaba al otro lado de la puerta pasos aproximándose.

No pudo evitar sonreír mientras esperaba. Magnus, Magnus siempre había sido de los pocos amigos que Tessa había tenido en el mundo. Con Magnus había aprendido a vivir cuando no vas a morir ni envejecer nunca. Si Tessa lo pensaba, lo que más costaba de su vida era ver envejecer y morir a las personas que amabas. Y Tessa lo sabía bien, había visto morir a su marido, a sus hijos... Meneo la cabeza ligeramente, dejando que aquellos recuerdos se perdieran por su mente justo en el momento que la puerta se abría.

Observo a Magnus, el Magnus que ella recordaba y vio primero la sorpresa en sus ojos para después recibir el abrazo de su amigo, al cual correspondió de inmediato, sin poder evitar pensar en Londres. No contesto a la primera pregunta, sino que entro al apartamento y una vez la puerta se cerró, observo a su amigo y después comenzó a hablar -He venido para quedarme. Pero antes de hablar sobre ese tema... ¿Cómo estás?-Tenían tiempo, como había pensado antes... La paciencia es algo que se gana con los años
-Lo cierto es que he escuchado algo, susurros y rumores en el laberinto espiral. ¿Qué está pasando Magnus?-[/i]

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 13:42

Nunca era alguien que daba muestras de afecto tan libremente, supongo que a pesar de vivir y adaptarme al mundo moderno siempre me quedaban pequeños resquicios de épocas pasadas. El submundo siempre ha sido mucho más libre que el mundo de los humanos. Sin embargo, mi vida sentimental, mejor dicho mi vida privada era algo mío y de nadie más. Si los demás se enteraban por cotilleos no podía hacer nada pero siempre serían míos. De nadie más.
Tessa me devolvió el abrazo y me separé de ella. La verdad es que me sorprendía demasiado que estuviera aquí, lo único que sabía era que estos últimos años se había quedado en el laberinto espiral. La dejé pasar y cerré la puerta con un solo movimiento de dedos y chispas azules. Se me quedó mirando y yo le devolví la mirada con mis ojos de gato, esperando a que hablara.
-Estoy bien, bueno más o menos. -era a ella a una de las pocas que podía contarle lo que me pasaba con Alec. -Pero será mejor que nos centremos en tu visita primero, y ya sabes que te puedes quedar aquí todo el tiempo que quieras. De hecho, lo prefiero. -no me molestaba estar solo, pero prefería que Tessa se quedara en mi casa antes que en cualquier otro sitio. Ya no podía estar con los nefilims por un motivo obvio, hacía mucho tiempo que había dejado de usar su apellido de casada y lo más probable es que nadie se acordara de ella por todos los años transcurridos. Solo nos acordábamos aquellos habíamos vivido aquello y seguíamos vivos para contarlo. Su pregunta no se hizo demorar demasiado y acabé suspirando. -Vamos a sentarnos. -caminé hasta sentarme en una de los sillones enfrente de una pequeña mesa. -¿Café o té? Será que nos pongamos cómodos. Aquí las cosas se complican cada vez más, sin contar que he estado soñando últimamente... Ya te conté en una de mis últimas cartas mi preocupación por ello pero no te conté de que se trataba. No dejo de soñar que en la tierra corren ríos de sangre y eso no significa nada bueno.


Última edición por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 15:05, editado 1 vez

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Jue 22 Ene - 14:00

Tessa alzo una ceja ligeramente cuando escucho que estaba bien o que más o menos. Lo cierto es que iba a preguntar más sobre el tema, pero Magnus le indico que hablarían de eso después, invitándole a quedarse con él.
Aquello pillo un poco por sorpresa a Tessa. No había pensado en la posibilidad de quedarse en el piso de Magnus, había pensado en alquilar alguna casa por la zona. Pero quedarse con Magnus... le parecía la mejor idea de todas. Necesitaba estar con Magnus, aunque en cierto modo magnus siempre le recordara a Londres y con ello a Will y Jem. Pero aun así, aun así Tessa quería quedarse, quedarse cerca de Magnus.
Él era lo único que tenía en el mundo junto a Jem. Magnus era su mejor amigo, a pesar de que pudieran pasar años lejos el uno del otro, para Tessa siempre seria alguien especial, alguien a quien consideraría su amigo para siempre
-Si no voy a ser una molestia... Me encantara quedarme. Creo que sería complicado estar sola y ciertamente, me gustaría quedarme aquí-

Tessa camino tras Magnus, observando el apartamento mientras avanzaban y sonriendo al ver a un gato allí. Presidente Miau si no recordaba mal. Acabo sentándose en uno de los sillones, frente a Magnus-Té por favor-Había pasado grandes temporadas en Londres, tanto que el té acabo gustándole más que el café. Ciertamente, el café también la alteraba y suponía que no era lo mejor en estos casos.
Observo a Magnus cuando menciono el sueño. Sabía que había algo que preocupaba a su amigo, pero no se imaginaba que fuera algo como eso
-Ríos de sangre-Susurro Tessa-¿Reconoces el lugar que ves?-Quizás fuera una premonición

- No sé qué está ocurriendo, en el laberinto solo se escuchaban susurros, susurros que decían que el mundo de los cazadores de sombras estaba en peligro. He estado demasiado lejos de los cazadores, sobre todo desde que... desde que el linaje de los Herondale murió- Aun le costaba asimilar aquello, era su linaje, el suyo y el de Will-También he escuchado que todas las razas de este mundo estamos en peligro-.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 14:01

Le ofrecí que se quedara en mi casa, la verdad es que hacía mucho tiempo que llevaba fuera y para gastarse el dinero a lo tonto cuando aquí tenía un dormitorio para ella. Así que se lo recordó de nuevo, para que no tuviera ninguna duda de que mi apartamento era también su casa. Nunca me había molestado compartir piso y Tessa era de no tocar mis cosas porque conocía lo nervioso que me ponía cuando me descolocaban mi desorden.
-Tessa, tu nunca eres molestia. Deberías saberlo ya. -le corregí de inmediato antes de que pensara cualquier otra cosa semejante. La chica de ojos grises confesó que le gustaría quedarse aquí y para mí eso fue suficiente. -Que no se hable más Tessa, te quedas aquí. Prometo que seré a partir de ahora un poco más limpio, solo un poco. -chasqueé los dedos y todo el polvo y suciedad desaparecieron.
Caminamos hasta los sofás de mi salón, donde Presidente Miau seguía allí, justo donde antes me había encontrado recostado mientras leía. La chica se sentó delante de mí y pidió té, con otro chasqueo de dedos apareció delante de nosotros un juego de té de plata. Un par de tazas, la tetera humeante, las cucharas a juego, un plato lleno de pastas y otros dos botes donde contenían los azucarillos y leche.
-¿Leche? ¿azucarillo? -pregunté antes de servirle nada. Posiblemente era a ella la única a la cual le serviría realmente algo en mi casa.
Le mencioné mis sueños, y sabía que estaba escuchando atentamente a cada palabra que salía de mis labios. Me recosté sobre el respaldo del sillón algo cansado, como solo alguien de mi edad podría estar cansado.
-No, no lo reconozco. Todo está devastado por la destrucción Tess. -la miré a los ojos cuando se trabo un momento a la hora de hablar. Al fin y al cabo no podía olvidarse de William, sin duda había sido un chico maravilloso. Tessa todavía era demasiado joven, así que era normal que le seguía afectando y más teniendo en cuenta que era su primer amante. Más que eso, Will había sido su marido. Suspiré para comenzar a contarle todo. -Ya sabes lo que pasó hace quince años con el alzamiento del Círculo, con Valentine de líder y sus seguidores. -hice breve resumen. -El problema es que se creyó que Valentine había muerto en un incendio con su hijo, y eso no era verdad. -hice una pausa. -Valentine seguía vivo junto a su hijo que lo crió, para después librarse de él y por ello lo acogieron en el instituto de Nueva York. Al parecer es el mejor cazador de sombras de su generación, tal vez hayas escuchando hablar de él por el nombre de Jace Wayland. Jocelyn, la mujer de Valentine era una de las pocas que no creía que hubiera muerto y cuando tuvo a su segunda hija la trajo a mí. Ella tenía la esperanza de que la niña hubiera nacido con su hijo de lo oculto ciego, sin embargo no fue así. La niña podía ver perfectamente, así que la trajo aquí y me pidió que borrara su ojo interno. Como eso podría causarle la muerte o la locura a la chica, lo que hice fue bloquear sus recuerdos. -tome un sorbo del té que me había servido antes. -Debo de admitir que era muy difícil, pero salió perfecto. Borraba todo aquello de su mente que tuviera que ver con el submundo, incluso en el mismo momento en el que lo estaba viendo. Lo relacionaría con otra cosa o simplemente, no lo vería, como una mundana normal. Puedo decir que es a la única criatura que he visto crecer desde hace mucho tiempo. No obstante, Valentine encontró a Jocelyn y la raptó. Clary, la hija de Jocelyn, dio conmigo gracias a Jace y a sus compañeros cazadores, sobre todo porque no pude evitar firmar la cabeza de la joven. -esbocé una gran sonrisa. -Compréndelo, era una obra maestra. Después se fueron, Valentine ha conseguido la copa, ha perdido a Jocelyn que actualmente está en coma en un hospital mundano, tiene la espada mortal y lo único que le falta a ese hombre es destruir a la clave. Ya hecho un hechizo de inversión, ha invertido las propiedades de la espada para poder convocar demonios, y junto con la copa estos le hacen caso. No hace falta decir que si Valentine consigue destruir a la Clave, los siguiente seremos nosotros, los subterráneos.[/b]


Última edición por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 15:03, editado 2 veces

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Jue 22 Ene - 14:07

Tessa sonrió cuando Magnus le dijo que no era una molestia que ya debía de saberlo. Aunque soltó una pequeña carcajada cuando este le prometió que sería más limpio. Negó con la cabeza, con la sonrisa aun en el rostro, mientras observaba como el polvo desaparecía de todo el apartamento.-No tienes por qué cambiarlo, nos conocemos desde hace mucho y no me molesta tu desorden-Ella era más ordenada, pero no le molestaba en absoluto que su amigo no lo fuera. Eso significaba la amistad ¿No? aceptar al otro tal y como era, y Magnus era Magnus, con su desorden incluido.-Leche por favor-

Una vez Magnus le sirvió su té, Tessa se llevó la tacita a los labios, dando un pequeño sorbo, para después dejarla entre sus manos. Las manos se mantenían calientes al contacto con la taza, pero a Tessa se le helo el cuerpo entero cuando escucho que Magnus veía destrucción en todas partes -¿Crees que el intenta decirte algo?-Obviamente, se refería a su padre. Había tenido charlas con Magnus sobre él -Quizás solo quiera molestarte-Se aventuró a decir. Prefería eso a que fuera una premonición de verdad -Sabemos ambos, que los demonios... No es que sean adorables precisamente-Magnus odiaba a su padre y sus razones tenia. Tessa sin embargo, no sabía quién era el suyo. Sabía que debía de ser poderoso por lo que Mortmain le había dicho sobre su creación.

Siguió escuchando a Magnus, abriendo la boca ligeramente por la impresión. Conocía a Jocelyn y conocía a Clary. Así que aquello la preocupo, aunque sonrió levemente cuando Magnus le dijo que le había sido imposible no firmar. Cierto es que había escuchado el nombre de Jace Wayland, pero nunca jamás le había visto. Aun así, según Magnus iba avanzando en su historia, más se le helaba la sangre a Tessa.
-Santo cielo, las cosas están peor de lo que pensaba, mucho peor. Un mundo dominado por demonios seria el fin para todos. Devorarían nuestro mundo hasta dejar solo cenizas-Dejo la Taza con cuidado sobre la mesa y después se levantó, andando de un lado para en otro en el salón de Magnus. Soltó su cabello del moño y se dedicó a peinar el cabello castaño con los dedos, empezaba a pensar que el sueño de Magnus era una premonición y aquello no le gustaba -¿Les estas ayudando? Yo voy a ayudarles, aunque no sé si sería muy acertado presentarme en el instituto diciendo que soy Tessa Herondale. Probablemente me encerrarían por pensar que estoy loca. Sé que Imogen murió hace poco, no queda nadie vivo de la familia Herondale o eso creen-Tessa no tenía sangre Herondale en la venas, ciertamente, pero ellos sí que tenían su sangre, eran sus descendientes aunque la mayoría lo desconociera. Lo cual es normal, Tessa era una bruja y se suponía que los brujos eran estériles, lo que pasaba es que el caso de Tessa era único en el mundo.

- ¿Se sabe algo de donde puede estar Valentine? También debería ir a ver a Jocelyn al hospital, me preocupa su estado-Aunque tendría que ir en un momento en el que nadie estuviera por allí-En cuanto a Jace... Es una sorpresa que haya resultado ser Jonathan Morgenstern, yo también llegue a pensar que Valentine está vivo pero esto... ¿El chico está bien?-Pregunto, sentándose otra vez frente a Magnus.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 14:08

-A mí tampoco me molesta mi desorden. -le dije con una sonrisa al escuchar reír por mi comentario. -Pero por lo menos no dejaré que el lugar coja más polvo. -le dije con sencillez. -Solo espero que en ese polvo no se encontraba los restos de algún vampiro borracho... Bueno, tampoco es responsabilidad mía, que no se hubieran emborrachado en casa ajena. -le dije quitándole importancia. Los dos sentamos uno en frente al otro, e hice aparecer delante de nosotros un juego de té de plata. Le serví la leche como me había pedido y yo me serví lo mío.
Comencé a contarle el problema que tenía con mis sueños, ni si quiera había cogido la taza de té, ya que aquello era para largo. Suspiré por sus ideas, no por desagrado, sino porque lo veía como una posibilidad viable.
-La verdad es que no lo sé. -le dije algo cansado. -Todo lo que tiene que ver con él consigue sacarme de mis casillas. No sé si lo hace para reírse de mí, para ayudar o lo que sea. -suspiré. -Lo bueno es que consigo cierto dominio sobre los demonios que invoco, por lo menos un poder extra que es que me tienen miedo. Bueno, miedo a él, por si las moscas prefieren portarse decente conmigo.
Le conté todo lo que había pasado en los últimos meses, la expresión de la chica cambiaba cada vez que le decía alguna novedad o algo horrible, y eso que todavía no le había dado algunos detalles, como por ejemplo, los materiales que necesitó para invertir las propiedades de la espada del ángel.
-Claro que dejarían solo las cenizas. -crucé las piernas. -Pero a eso a él le da igual. Su único objetivo ahora mismo es acabar con la Clave, y ese es su primer objetivo. -ella se levantó en ese momento y yo aproveché para tomar un sorbo de mi té, que todavía se mantenía caliente en la taza. Ella iba de un lado a otro del habitación peinándose el cabello entre los dedos. La miré por un momento antes de contestar a sus preguntas. -En otras circunstancias sabes que me mantendría a parte, pero como siempre, hay alguien de por medio. Incluso no les estoy cobrando nada. -di otro sorbo al té. -Y no te encerrarán. Todavía tienes a Jem que puede colaborar que eras la mujer de un Herondale, lo haría yo. Pero ya sabes que la voz de los subterráneos es mejor que las de los nefilims cuando se trata de sus asuntos. A pesar de que mi edad se mucho mayor que la suma de todo el consejo. -como siempre estaba metido hasta el cuello con asunto de nefilims, cuando en realidad tenía que quedarme a parte. Por lo menos la joya que regale a Will seguía más o menos en sus descendientes. -Tendrá que estar en Idris, porque ahí es donde está la Clave, sin contar que están reuniendo a todos los cazadores en su país para planear algo contra la amenaza de Valentine. Jocelyn está estable, y como sé que no querrás que nadie te vea tendré que avisarla para que puedas entrar y de paso, llamar al hombre lobo. Si el que era parabatai de Valentine, pues el hombre no se despega del lado de Jocelyn, ya te puedes imaginar por qué. -bebí otro sorbo de té y se acabó lo que tenía en mi taza por su última pregunta. -]¿Sinceramente? -hice una pausa. -Creo que no. El chico ha descubierto que su padre es el mayor psicópata del planeta, pero eso no es lo peor que lleva. -me serví el té. -Está enamorado de su hermana, y Clary de él. Me recuerda un poco a ustedes tres en su momento. Aunque dudo mucho que encuentre a Jace y a Clary como os pille a William y a ti... Eso si que fue gracioso. -dije recordando aquel momento que fuimos a buscarla de las manos del otro psicópata de la historia de los nefilims y los encontré muy cómodos en la cama. Ese tampoco fue los primeros encuentros peculiares con esos dos. Me reí al recordarlo, también me había hecho bastante gracia al encontrarlos, aunque esa visión dolió un poco por lo que sentía por el muchacho de ojos violetas. -Pero, tienen las mismas miradas, y ambos sufren.


Última edición por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 14:58, editado 1 vez

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Jue 22 Ene - 14:13

Tessa rio ante el chiste de Magnus, porque era un chiste. Aunque también es cierto que los Vampiros no le hacían especial gracia, no desde el rescate de Nate y desde que Camille se la había jugado y de eso... De eso hacía mucho tiempo.

Se concentró en el tema del padre de Magnus, lo cierto es que entendía que a su amigo le sacara de quicio. Se llegó a preguntar a sí misma como se sentiría ella si supiera quien era el suyo, el biológico, porque Tessa había conocido a un padre y la había criado junto a Nate. Sintió un arrebato de cariño hacia ese hombre, que había criado a dos hijos que no eran suyos como si lo fueran.
-Eso es algo positivo y que puede serte de ayuda, desde luego es mejor que no tener nada. Y quizás... Bueno, creo que puede ser un aviso, que puede que te esté intentando decir algo-Sabia que este tema le desagradaba pero... Tampoco no podía no decirle lo que pensaba a Magnus. Tessa siempre había sido así, demasiadas preguntas, demasiado sincera.
-Y cuando acabe con la Clave vendrá a por nosotros, sé que Valentine odia a los subterráneos, no es ningún secreto-En realidad, aquella frase fue como pensar en voz alta. Magnus sabía aquello perfectamente.

Una vez Tessa se volvió a sentar en el sillón, cogió la taza de té y se la llevo a los labios, alzando las dos cejas cuando Magnus le dijo que había alguien especial y que no les estaba cobrando.
-¿Nefilim? es imposible no amarlos, tienen algo realmente especial. Además... Ellos aman con tanta intensidad...-No termino la frase, quizás por eso mismo, porque ella era en parte Cazadora. Seguía aún amando a Will y a Jem como lo hizo tiempo atrás, a veces, se preguntaba si algo iba mal en su cabeza. Tessa había elegido el exilio amoroso desde la muerte de Will y Jem… Jem y ella nunca podrían estar juntos.-Supongo que Jem se sorprendería de verme aquí, seguro que piensa que sigo en el laberinto espiral. A salvo-.

Valentine en idris, seguramente sabría ocultarse bien y por ello no podían encontrarle. Pero después asintió medio sonriendo ante una Jocelyn protegida por el antiguo parabatai de Valentine-Lo dicho, Nefilims y su curiosa forma de amar. Aun así, me pasare por el hospital y después estaría bien ir al instituto y creo que también mandarle un mensaje a Jem, no podemos quedarnos quietos y quiero ayudarles-.


Tessa casi se atraganta con su té al escuchar que Jace y Clary estaban enamorados, aunque del susto paso rápidamente a la vergüenza. Tiñendo levemente su mejillas de rojo cuando su amigo le recordó cierto momento embarazoso del pasado. -¡Por el Ángel!-Dijo sin poder evitarlo.-Tiene que ser doloroso para ellos verse y confuso. Me gustaría hablar con ellos pero... Soy una desconocida, que poco tiene que opinar ciertamente. Pero es tan terrible la situación.... Y si, fue gracioso para ti pero para mí no-Sonrió al decir esto último-Will y yo no estuvimos muy acertados en acostarnos en ese momento y en ese lugar-Siendo sincera, no había podía evitarlo y no es que se arrepintiera pero... Desde luego no había sido ni el lugar ni el momento adecuado.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Jue 22 Ene - 14:34

La chica se rió por mi broma de los vampiros, no es la primera vez que alguno de ellos se quedara echo polvo, literalmente, después de beber demasiado en mi fiestas. Pero bueno, yo no podía hacer nada sobre que mis invitados acabaran siendo polvos o ratas después de todo. Solo esperaba que cuando se fueran no hicieran demasiado ruido y sobre todo que no robaran nada. A veces algunos tenían las manos demasiado largas, o los múltiple brazos.
Cambiamos el tema hacia mi padre. La verdad es que no sabía que decir concretamente sobre ese tema, él era un demonio que no me terminaba de caer bien. Es cierto que por ejemplo algunos magos si tenían una buena relación con sus padres, biológicos. Por lo menos Kyosuke tenía buena relación con su madre... La mía acabó ahorcándose y yo acabé matando a su marido porque intentó ahogarme y en defensa propia use la magia. Había dos posibilidades, de que mi padre me estuviera molestando nuevamente. No me llevaba demasiado bien con él, pero es cierto que de vez en cuando le pedía ayuda. Y segundo, que realmente estuviera avisándome de algo importante.
-No lo sé Tessa, tendría que pensarlo antes de considerar hablarlo con él directamente. -acabamos hablando sobre el plan de Valentine. -Sí, la verdad, es que me gusta mi vida y no me apetece para nada esconderme.
Le acabé diciendo que había alguien especial. Lo terminaría descubriendo tarde o temprano, porque lo más probable es que dentro de un par de días se pasara por mi apartamento de nuevo. Seguramente cuando Tessa lo vea, lo identifique rápidamente con William, y después con Cecile cuando le diga su apellido. Aunque seguramente se olerá por donde van los tiros tras verle. Ella era la que había estado más atenta, como era lógico, a sus descendientes. Era la única bruja que podía decir con todas las letras que había dado a luz a hijos. Yo no tengo, ni tendría esa preocupación.
-Sí, nefilims. -sonreí divertido al escucharla sobre que amaban con intensidad. -Lo sé, incluso esa forma de amar se va heredando. -dije pensando en Gideon Lightwood y en su hermano Gabriel. Los dos acabaron enamorados hasta el cuello por mujeres que realmente valían la pena, aunque, una de ella fuera una nefilim gracias por el ascenso. Enarqué una ceja al escuchar su comentario sobre Jem. -¿No se lo has dicho? -le miré con una especie de reproche, pero nada serio. -Deberías comunicárselo cuanto antes, antes de que se entere por otros medios y vuelva loco a sus compañeros hermanos. Los más viejos suelen ser más susceptibles.
-Ahora es un hombre lobo, así que, tiene ese punto salvaje que le da la franela. -me burlé ligeramente. Sabía que Luke era bastante buena persona, pero no era mi tipo de hombre, y tampoco entendía esa manía de los licántropos por la franela. Había ropa cómoda de otro material. -Supongo que no podemos quedarnos quietos... Al final nos va acabar afectando. -le acabé contando lo que pasaba entre Jace y Clary. Tessa también tiene la edad suficiente para reconocer esas pequeñas miradas que entre las personas y reconocer inmediatamente que sienten algo uno por el otro. Solo hubiera sido cuestión de tiempo. Todos nos hacemos lo locos con ese tema, de hecho no era problema mío, por lo tanto que ellos arreglaran sus problemas. La chica de ojos grises casi se atraganta cuando le digo sobre los adolescentes. -Tessa, supongo que tendrás la oportunidad de hablar con ellos. Por lo menos tienes la posibilidad de hablar con su parabatai. -al final cambiamos el tema por el detalle sobre el encuentro apasionado y sexual que tuvieron Will y ella, la verdad es que me divertí mucho al verlos. -¡Claro que para mí fue gracioso! -la verdad es que me seguía divirtiendo al recordarlo, aunque ella decía que no era el momento. -¿Tu crees? -le pregunté divertido. -Seguramente no hubierais encontrado un momento mejor. Las cosas sucedieron así, y así fue. Es que los jóvenes os dejáis llevar con tanta facilidad por las hormonas. -no era el más indicado para decir eso, pero me divertía.

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Jue 22 Ene - 15:58

La castaña observo con sus ojos grises a su amigo. No, hablar con su padre no era una buena opción, no pensaba dejar que lo hiciera. Sabía que el precio que tendría que pagar por ello Magnus sería muy alto y no estaba dispuesta a que su amigo corriera el riesgo, al menos no solo. Vamos, que si al final no había otra opción, Tessa iría con él.

Al final, él y Jem era lo único que le quedaba en el mundo. Tessa no quería perderles, no soportaría un mundo sin alguno de los dos.
-No creo que ir a visitarle sea algo bueno. Aunque si al final no queda otro remedio, no pienses que voy a dejarte ir solo-Era testaruda como ella sola, y lo que decía lo cumplía.-Imagina pasar la eternidad escondidos, eso desde luego no sería vida para nada-No, esconderse no era la opción, como bien había dicho Magnus.

Sonrió cuando dijo que la forma de amar de los Nefilims se iba heredando. Tenía toda la razón, lo había visto en sus hijos, aunque ciertamente... No lo había visto en Stephen. El tema de Stephen siempre la entristecía.


-Tienes razón, mandare una carta a Jem antes de que vuelva loco a los demás. Aunque estoy segura de que no le va hacer gracia que haya salido del lugar seguro-Jem, su Jem aun seguía siendo el mismo, aunque vistiera aquella túnica de color pergamino y ya solo podía escuchar su voz en su cabeza. Tessa aún era capaz de recordar es sonido del violín.

-¿Conoces a su parabatai? ¿Es ese Nefilim misterioso?-Por un momento, deseo aparcar el tema tan grave del que estaban hablando y disfrutar de una tarde con su amigo. De escuchar todas y cada una de las cosas que se había perdido.

- Apuesto a que aún es gracioso para ti. Imagina si Mortmain nos encuentra así, la cosa se habría complicado de más-Y no, no le faltaba razón en esa afirmación.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Lun 26 Ene - 6:24

Sonreí, pero solo fue una mueca hueca en mi rostro.
-Dudo mucho que lo llame y si lo hago, sabes tan bien como yo que tú no lo sabrás. -lo que faltaba, que también quisiera hacer un trato con Tessa. La chica ya tenía bastante sobre sus espaldas para que ese demonio quisiera ponerle las manos encima y más sabiendo quien era su madre. Su padre todavía era algo desconocido y ella lo prefería así. Lo mejor que hacía. -Claro que no es vida Tessa, por suerte tú no tienes rasgos que hagan que la gente te miré como un monstruo. Ya te acuerdas de Ragnor. -se le echaba de menos.
Hablamos de la forma de amar de los nefilim, la verdad es que ellos solo amaban a una persona en toda su vida. Una gran diferencia entre los mundanos y ellos. Los mundanos se enamoraban, sufrían por amor y volvían a enamorarse. Sin embargo, los cazadores de sombras solo tenían un amor. Sus sentimientos eran únicos y rara vez acababan su amor entre ellos. Daban todo por su pareja y por sus hijos, el mejor ejemplo era Jocelyn y la Inquisidora Herondale, que se trastornó tanto por la muerte de su hijo y la de su marido en tan poco tiempo. Sin contar que la mujer de Stephen acabó por suicidarme. Fue por culpa de él por lo que me aleje de esa familia, realmente era un antipático, tenía muy mal humor.
Me sorprendí al escuchar que no le había dicho nada a Jem, este se volvería loco en la ciudad silenciosa si se enteraba por otro lado que ella había salido del laberinto.
-No le hará gracia, pero cuando lea que estás conmigo se quedará algo más tranquilo. -Jem era buen chico, bastante buen chico. A veces me parecía un crimen que personas buenas le pasen cosas horribles, el mejor ejemplo lo tenía delante de mí. Enamorada de dos personas, disfrutó de una ya que esta era un simple mortal. Trajo al mundo a sus hijos para que después le llegara su hora como todo mortal. Tessa quedó destrozada y tiempo después acabó en el Laberinto Espiral. Yo me mantuve cerca de los Herondale, tanto por ella como por mí. Y ahora, después de tanto tiempo del fallecimiento de su marido no podría estar junto a la otra persona que amaba, ya que este era un hermano silencioso. Me parecía bastante cruel lo que podía hacer la vida, el destino o lo que fuera.
La pregunta de Tessa me sacó de mis pensamientos, y en mis labios se formó una gran sonrisa.
-Sí, se trata de ese nefilim misterioso. -le di otro sorbo al té, al quedarse vacía la taza la llené de nuevo. -Conozco a todos los que están en el instituto. Su parabatai es Alec Lightwood, cuando lo veas verás el parecido a los Herondale. Aunque se haya perdido ese azul violeta que tanto les caracterizaba a William y Cécile. -Reí cuando escuché su afirmación de Mortmain. -¿Sinceramente? William lo hubiera matado, y más en aquella situación. Pero por suerte, fui yo quien os encontró.

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Miér 4 Feb - 18:20

Tessa sonrió de medio lado y negó con la cabeza. No pensaba dejar que fuera solo, aunque en realidad... A no ser que fuera para algo en plan desesperado... No pesaba dejar que Magnus le hiciera ni señales de humo - Pienso ser tu sombra si hace falta Magnus. Ya sabes que puedo llegar a ser muy pesada-Que no, que ella no pensaba dejarle ir solo a ninguna parte. No pensaba perder de vista a Magnus en mucho tiempo.

Lo cierto es que Tessa deseaba quedarse aquí por tiempo indefinido, pasar tiempo con Magnus le haría bien. Estar cerca de Jem también. Aunque no podía verle tanto como deseaba. Aunque ya no podía escuchar su voz ni el sonido del violín.

Recordaba a Ragnor, la piel de color verde no era precisamente un buen camuflaje mundano
-Tienes razón, aun así, yo soy algo tan raro... Siempre he sentido que no debería de existir-La unión de demonios y Nefelim no era lo normal, no estaba bien ni por asomo.

-Espero que así sea, no quiero que tenga problema con los hermanos Silenciosos, más de los que ya ha tenido-Quizás se agarraba a un clavo ardiendo, quizás lo hacía, pero siempre le había parecido que la parte humana de Jem siempre se había mantenido en su sitio, por mucho que eso molestara a sus "hermanos".

Tessa sonrió al escuchar que el Parabatai de Jace era el Nefilim misterioso, aunque la sonrisa dejo paso a una mueca de sorpresa cuando escucho el apellido del chico. Lightwood
-¿Es descendiente de Cecy...Ahora que sé que es tu chico misterioso y que... Es descendiente de los Herondale, quiero conocerle lo antes posible-Había vivido demasiados años, pero aun seguía siendo impaciente para algunas cosas.

La castaña sonrió levemente y después soltó una pequeña risa
-Imagino que habría intentado matarle sin ropa. Will y su manía por el no-pudor-Dijo sonriendo con cariño y poniendo los ojos en blanco. Will, como echaba de menos a su Will- De todas formas, ese fortuito encuentro te ha dado para bromas durante décadas-Le recordó con una sonrisa amplia.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Sáb 7 Feb - 16:12

-Sé que puedes llegar a ser muy pesada querida Tessa, no obstante, yo guardo mucho más trucos debajo de la manga. -le recordé con una sonrisa picara. No tenía intenci´n alguno de llamar a mi padre, prefería que me torturaran antes de llamarlo. La última vez me salió caro haberlo hecho. Estaba mucho más a gusto como estaba ahora, sin contar que estando en la tierra no habría problema. El por su lado, o dimensión, donde se encontrara y yo por el mío. Así todos estábamos tranquilo.
Le recordé a la chica a mi mejor amigo, que ahora mismo vivía en Idris en su casita oculta. Puse los ojos en blanco cuando vi el reconocimiento de Rangor en sus ojos y por su estúpido comentario.
-¿En serio Tess? -le pregunté. -Teniendo en cuenta que todos los magos somos hijos de demonios, en teoría ninguno debería existir. Ya sabes, -hice un gesto con la mano.- hijos de demonios, seres malignos en todas las religiones que tienen como enemigo al demonio, etc, etc. Para muchos nosotros solo somos aberraciones que deberíamos ser eliminados nada más nacer para evitar un mal. Pero claro, si no fuera por nosotros la raza humana se hubiera acabado hace mucho tiempo, incluido los nefilims. ¿Quienes los salvaría cuando el repertorio de los hermanos silenciosos quedara reducido a nada? -miré a la muchacha a los ojos. -Es mejor que dejes de decir tonterías, tú único problema es que eres única, igual que el mío. Es bastante raro que haya hijos de esa clase de demonios.
-Jem tendrá problemas con todo el mundo si es necesario, creo que ya deberías saberlo. -me encogí de hombros. -Sin embargo está en su naturaleza, como en la tuya cambiar de forma. No se puede hacer nada, además si no hiciera eso no sería Jem y no le amarías. Matices que te das cuenta a lo largo de tu vida.
Le acabe contando lo que sucedida con Alec, que era el parabatai de Jace, y que se trataba de un Lightwood.
-Sí, es descendiente de esa niña. Sin contar que su hermana, Isabelle Lightwood tiene en su poder la piedra roja que detecta demonios. La que le regalé a William y que después este se la dio a su hermana. La tiene ella ahora. -reí por su intensidad. Era normal que quisiera conocerle. -No te preocupes, suele pasarse por aquí. Lo conoceras, y a su parabatai también. Últimamente se va solo de caza, sin su parabatai y el chico se queda hecho polvo. Sin contar que después Jace llega hecho un cromo de su cacería. Solo es cuestión de tiempo que aparezca aquí para que le cure. -seguimos hablando de aquel pequeño descubrimiento tras que tuvieran una noche de pasión la chica que tenía delante con el que sería su futuro marido. -Will daba muchas alegrías a la vista gracias a esa manía. -le dije divertido, y tras escuchar su última frase me reí con fuerza. -Oh, Tessa... No sabes las décadas que quedan por delante para reírme de ello. Como cuando lo recordaba delante de vuestros hijos, dios... La cara de los dos cuando lo dije, fue demasiado graciosa. Entre horror, asco, sorpresa y vergüenza. -me seguía riendo, hasta se me escapaba la lagrima de tanto reír. -Pobrecitos... -decía eso, pero yo me seguía riendo.

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Tessa Gray el Lun 23 Feb - 15:15

La castaña sonrió de medio lado. Si, Magnus era mucho más poderoso que ella y desde luego tenía más experiencia. Tessa simplemente podía cambiar de forma y acceder a los pensamientos y recuerdos de esas personas pero Magnus, lo de Magnus era mucho más útil a sus ojos.

Tessa asiente y le deja hablar, poniendo atención a cada cosa que dice. Tessa entiende lo que dice y un sudor frio recorre su espalda cuando dice hermanos silenciosos reducidos a nada. Los hermanos silenciosos no son sus favoritos, nunca le han caído bien del todo pero... Ahí está Jem, su Jem, y la destrucción de los hermanos silenciosos significaría la destrucción de Jem. Tessa parpadeo para apartar el pensamiento. No, nada iba a pasarle a Jem
-He conocido a pocos brujos que fueran malos y ninguno como las hermanas oscuras pero... No me refería a eso. Al final, ser hijo de humanos y demonios no nos convierte en malos o en buenos. Es solo que yo... Mi nacimiento es algo que no tenía que haber sido. Todos los que son como yo han nacido muertos. Es solo que, es raro ser la única-Dice encogiéndose de hombros. No es que vaya a lamentar estar viva, no lo lamenta. Pero es algo solitario cuando sabes que no hay otro como tú.

La chica de ojos grises sonríe de medio lado cuando escucha a Magnus decir que por esas cosas ella ama a Jem. No es algo que pueda escaparse a ojos de su amigo
-Tienes toda la razón. Aunque tengo un pequeño secreto sobre nuestro querido Jem Carstairs-Dice sonriendo ligeramente y haciendo una pequeña pausa a posta-Nos hemos estado viendo durante todo este tiempo, como ya te comente en algunas cartas. Una vez al año en Londres. No es lo mismo de siempre... Ya sabes, el ya. Bueno ahora es algo distinto pero... ¿Son la única que tiene la sensación de que Jem no ha perdido casi nada de él mismo? Los hermanos silenciosos olvidan su vida, toda su vida como Nefilims. Jem sin embargo, no ha faltado a ninguna cita-Sinceramente, necesitaba que Magnus le dijera si era una niña boba por creer que el chico del que se enamoró seguía ahí.

-Así que su hermana tiene el colgante... ¿estoy equivocada si pienso que no le has dicho de dónde procede?-No veía a Magnus contándoles aquella historia. Puede que entre ellos no tuvieran secretos, pero sabía que su amigo no era muy dado a hablar de su vida con casi nadie.

Lo que le cuenta de Jace le sorprende. Sobre todo porque le recuerda ligeramente a Will
-Parece que estuvieras hablando de Will, es totalmente extraño-No son familia y ese tipo de comportamiento es tan Herondale... Pero la castaña no decide darle mucha más importancia. Ni cuando Magnus menciona la falta de pudor del que fue su marido -Si, Will y el pudor no eran nada compatibles. Sacaba a Charlotte de quicio-Charlotte y Henry... Como echaba de menos a ambos -Oh señor, fue un trauma para ellos. James no durmió en tres semanas-Dijo ella exagerando mientras se unía a sus risas.
Una vez finalizo su carcajada, se dio cuenta de lo mucho que había echado de menos a Magnus
-No sabes cómo me alegro de volver a estar aquí. Te he echado de menos-Dijo con sinceridad.

Tessa Gray


Mensajes : 12
Dolares : 18
Fecha de inscripción : 20/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Magnus Bane el Dom 31 Mayo - 19:36

Los brujos no solían llevarse mal con otros brujos, consideramos que todos salíamos del mismo lugar. Por lo tanto no teníamos motivos para estar unos contra otros, aunque siempre encontrábamos a alguien de nuestra propia raza para odiar por el simple motivo que no lo tragábamos. Normalmente yo era quien no era tragado, muy pocos podían soportar mi personalidad, solo unos pocos afortunados. No obstante, la relación entre brujos y nefilim era algo bastante diferente y tirante. Normalmente intentaba mantenerme al margen, por lo menos lo había intentando y más cuando perdí contacto con la familia Herondale por culpa de Stephe, era bastante borde y para bordes ya estaba yo.
-Tess, tú caso es especial. -le recordé. -Nacen muertos porque sus madres tienen runas puestas y los hechizos de protección a los que les someten cuando son pequeños. Tu madre no tenían ni la protección del hechizo, ni una runas puestas, por eso mismo fuiste capaz de nacer. Básicamente dejaron a tu madre totalmente desprotegida antes este mundo. Lo que me sorprende es que nunca llamó la atención sobre las cosas que podía ver... Claro, si hubiera dicho que ve cosas que mundanos normales no podían ver pues la hubieran enviado a un psiquiátrico y usado el tratamiento de electroshock. Algo, que por lo tengo entendido, nada agradable. -si la madre de Tessa veía cosas y nunca dijo nada, comprendió que se metería en un lío si lo decía, sin duda su madre era una mujer inteligente. -Puede que seas la única, pero sigues siendo una bruja, rara, pero bruja. Así que tan sola no deberías sentirte.
Hablamos de Jem, y sonreí cuando me dio la razón.
-Sé que tengo la razón querida. -comenzó a hablar y alcé una ceja mientras escuchaba lo que tenía que decirme. -¡Ah! -exclamé. -Eso. -sonreí. -Incluso antes de que me lo dijeras ya me lo imaginaba. -mientras tomaba un sorbo de té levanté la vista para clavarla encima de ella. Dejé la taza sobre su plato que estaba encima de la mesa y sonreí. -¿Acaso tienes que preguntarlo? Tess, te creía una chica más avispada. -reí. -Claro que Jem es diferente al resto de hermanos silenciosos. Si tú le preguntas a cualquiera de ellos sobre su familia te dirán que no tendrán, básicamente los nefilims que se convierten en hermano silencioso son aquellos que han perdido todo y no ven viable ninguna otra salida que esa. A James todavía le quedas tú. Fui criado por hermanos silenciosos, sé lo que te digo. -cogí de nuevo la taza para tomar un sorbo. -Y no creo que olviden sus vidas, solo que no quieren recordar, a no ser que sean tan viejos como yo que con el tiempo se van olvidando rostros. -dejé el té y cogí un dulce que hice aparecer. -En otras palabras, los hermanos silenciosos son aquellos nefilim desesperados por encontrar un motivo para su existencia, ya sabes que el suicidio es como un delito entre los nefilim, no te entierran dentro de la ciudad de hueso.
Dejé un momento los dulces y la bebida para contarle sobre Alec, Jace, Clary e Isabelle, casi se me olvidaba, el amigo de Clarissa, Samón, Simpsons, Salomón... ¿cómo era? Asentí cuando me preguntó que si la hermana tenía el collar y acabé con una carcajada antes de hablar.
-Claro que no les he dicho nada. Ellos solo saben que es de sus antepasados, además si le cuento de donde procede también debería decirle que esa piedra vale más que su querido instituto. Woosley me miró como si estuviera loco cuando le di el colgante a Will. -me encogí de hombros. -Algunas veces echo de menos a ese hombre lobo, sigue teniendo su caja de puros. -era un bonito recuerdo. Le seguí hablando de ellos, y al explicarle en la situación en la que se encontraban Alec y Jace, Tessa coincidió en que el rubio se parecía a su marido fallecido. -Lo sé, y por eso notó como si fuera una pieza que no encaja en el puzzle y sabes que odio que no encajen las cosas. -hablamos de su ex-marido. Estaba bien hablar de ello, supongo que era yo el único con el que podía hablar sobre ese chico de ojos violeta. También podría hablarlo con Jem y seguramente a ese chico no le importaría hablar sobre ello, no obstante no es lo mismo. Ese día al año era suyo, y seguramente era más adecuado tener un día para ellos y no pensar en otras cosas. Aunque estaba completamente seguro, que ese chico, no le importaría, ya que ellos dos amaban a William. Hablamos de aquel día que los encontré en plena faena y que después se los dije a sus hijos. Volví a reírme con energía. -Pobre James, pero fue muy gracioso, sumamente gracioso. Pero después no le importó hacer nada de eso con la pequeña Cartairs. -nos estábamos riendo de esa situación. -Yo también te he echado de manos, sabes que tengo tres amigos nada más... Bueno, ahora dos desde que mataron a Ragnor Fell y tú eres una de esas amigas.

Magnus Bane


Mensajes : 20
Dolares : 27
Fecha de inscripción : 19/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita inesperada (Magnus Bane)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 13:11


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.